Almería

Febrero, fue un mes corto pero muy intenso… De un cambio enorme, ese que quizás buscaba hacía tiempo. Así de imprevisto, como suelen surgir nuestras vacaciones, dijimos, nos vamos.

Estábamos viviendo en Sevilla e indefectiblemente la primavera asomando a la vuelta de la esquina…y no es por nada, porque amo Sevilla, pero para mí, el verano sin mar es terrorífico. He nacido en ciudad con mar y así siento que tengo que vivir, cerca del Mediterráneo o del Atlántico o del Pacífico, pero rodeada de mar.

Así pues, hicimos las maletas y nos fuimos, quizás al sitio menos imaginado en un pasado. En noviembre habíamos estado allí de vacaciones y ahora queríamos ir a vivir a ese rincón del mundo. Almería nos estaba esperando.

Esta provincia forma parte de la comunidad autónoma de Andalucía, se ubica en el extremo sureste de la península Ibérica. Limita con las provincias de Granada y Murcia. El clima es subdesértico, cálido y seco, sus cielos destacan por su color azul, despejado y luminoso. Las lluvias son escasas. Almería es una de las provincias más montañosa de España. Los 219 km de costa incluyen accidentes geográficos como el Golfo de Almería, Cabo de Gata, Punta Entina y Punta Sabinar.

Carboneras se llama nuestro rincón en el mundo ahora. Está situado en la comarca del Levante almeriense, a 63 km de la capital. Ronda los 8000 habitantes. El 75% de la superficie forma parte del parque natural de Cabo de Gata. Carboneras tiene 17 km de playa, que van desde Playa de los Muertos hasta playa el Algarrobico. La primera vista que tuve del pueblo fue esta:

Llegamos por la noche y la salida de la luna llena nos saludó.

De manera paisajistica dispone de una gran cantidad de playas, y ofrece tanto al que viene de visita como a la gente local, días de sol con buena temperatura, tanto en verano como en invierno y una buena gastronomía que destaca en la calidad de pescados y mariscos, siendo los reyes de la mesa. Son traídos de su mar ofreciendo gambas rojas, pulpos, calamares, pescados blancos, etc.. De carnes nos ofrecen cordero y conejo y de la huerta podemos encontrar lo que imaginemos, como calabacines, berenjenas, tomates, vid, etc., ya que Almería se distingue por sus invernaderos, con su modelo de explotación agrícola de alto rendimiento económico, de los cuales hay alto consumo a nivel nacional y exportación. El microclima es óptimo para el cultivo intensivo en cualquier época del año.

Lo que más me gusta, es que esta zona no está abarrotada de turistas, es un pueblo pequeño y la naturaleza se hace ver por donde mires. Soy una apasionada de las playas, y cada una que conozco me deja embobada. Son largas y se puede hacer kilómetros caminando por la orilla del Mediterráneo.

Aquí voy a destacar algunas de las playas de Carboneras:

Playa de los Muertos

Esta playa posee un mirador del que se ven unas vistas panorámicas impresionantes. El acceso es un poco particular, vas a tener tres caminos por pendientes, no muy empinadas, en diez minutos se está en la playa que recibe su nombre debido a la frecuencia con la que antiguamente llegaban a sus costas cadáveres de náufragos y navegantes arrastrados por las corrientes marinas. Es una de las más conocidas y apreciadas del litoral español. Carece de todo servicio ya que es un espacio protegido, el Parque natural de Cabo de Gata. Tiene 1160 metros de largo y 30 metros de ancho, y en lugar de arena, posee piedras de todos los colores que llaman mucho la atención ya que brillan tanto que parecen semipreciosas. La zona izquierda suele ser la parte nudista.


Playa Las Marinicas

Esta playa se encuentra en el Puerto pesquero de Carboneras, está provista de todos los servicios y es la primera que se ve cuando se llega al pueblo. Cuenta con 1330 metros de largo y casi 90 metros de ancho. Hay un parque infantil y numerosa cantidad de palmeras que me darán reparo del sol este verano. Esta es una de las que más veré ya que vivo a pocos pasos.


Playa Barquicos o de los Cocones

Estas playas son las más céntricas, se encuentran en el paseo marítimo y puedes contar con todos los servicios, desde restaurantes, bares y chiringuito de copas.


Playa de la Puntica

Esta playa también se encuentra en el centro urbano, dispone de todos los servicios.


Playa del Ancón

Esta es una playa un poco alejada, de unos 2000 metros de longitud y unos 20 metros de ancho. Si deseas paz y tranquilidad está playa es una buena opción.


Playa del Algarrobico

Declarada Reserva de la Biosfera, con sus 1350 metros de largo y 30 de ancho. Esta playa se hizo famosa por la construcción del hotel El Algarrobico, el cual tuvo mucha polémica debido a su ilegalidad por el incumplimiento de la ley de costas y su construcción fue paralizada.

Más adelante iré poniendo más detalles de esta parte de Almería. Me apasiona aventurarme y conocer cada rincón de la zona que vivo.

Almería es recomendada al cien por cien, buena comida, buenas playas y zona de ocio para todo el mundo.

Anuncios

Aarhus y Christiania

Este país estaba en mis planes hacía mucho tiempo, pero nunca encontraba el momento porque siempre tenía libre en invierno, y no quería pasar tanto frío… Pero me decidí y saqué el pasaje. Estaría cinco días en Aarhus, e iba a poder cumplir mi sueño de conocer Christiania. Ese fue el objetivo de mi viaje.

Salí de Londres temprano, hacía demasiado frío, pero mis ganas de viajar eran más grandes. Realmente estaba disfrutando mis vacaciones.

Ya mi piel se estremeció al acercarse el avión a tierra. Lo vi todo verde, mucha naturaleza y mucho bosque. Me puso muy contenta.

Mis amigos estaban a mi espera en el aeropuerto. Eso también me puso muy feliz.

Gran Museo Contemporáneo de Arte Moderno

Catedral de San Clemente de Aarhus

El camino duró media hora aproximadamente desde el aeropuerto a Aarhus. Esta es una ciudad muy coqueta, tiene muchas tiendas y centros comerciales, lo que sí noté la diferencia fueron los precios. Todo es un poco más caro que en España.

A lo largo de la semana conocí el museo al aire libre en Aarhus, Dem Gamble by, consta de 75 edificios históricos provenientes de 20 ciudades y pueblos de toda Dinamarca. Por primera vez el museo abrió sus puertas en 1914 como el primer museo al aire libre de esta clase y hasta el momento es uno de los pocos museos considerados como excelente. Tiene exposiciones y eventos en casi todas las fechas del año.

Los edificios del museo se organizan como en pequeños pueblos de casas con estructuras de madera. Los edificios fueron originalmente construidos entre 1550 y 1800, y durante el principio del siglo XX los trasladaron a Aarhus. A lo largo del tiempo se fueron añadiendo más edificios donados por diferentes pueblos y ciudades. Vas a encontrar muchas habitaciones, cocinas, tiendas, jardines históricos, una imprenta, una oficina de correos, una aduana, una panadería, una farmacia, una escuela, un teatro y hasta un museo de relojes.

Es bastante curioso. Muestra cómo la gente vivía en diferentes épocas de la historia. Fue divertido hasta ver gente de verdad caracterizando a las personas de esa era.

Una farmacia de esa época

Una imprenta

Una mañana ya lo tenía todo preparado para conocer Christiania. Para el que no lo conozca, os cuento que es un barrio con gobierno propio en el centro de Copenhague.

Cómo viajar de Aarhus a Copenhagen

Parece cerca pero realmente no lo es. Hay diferentes opciones para ir desde Aarhus a Copenhague.

Una es vía aérea, diariamente hay vuelos que duran 45 minutos por la compañía SAS.

Otra forma también para viajar es ir en tren. Suele durar 3 horas y es un trayecto muy agradable y pintoresco.

Rail Denmark

Si dispones de tiempo, puedes viajar en coche. Son unos 300km a realizar en 4 hs. Hay dos maneras de ir, o pasando por el puente Storebælt (puente del Gran Belt) Este puente tiene 16 km y conecta las principales islas de Dinamarca desde 1998. Este viaje conlleva el pago de un peaje.

Otra manera muy fácil es ir en bus. Se le paga directamente al chófer y en 3 o 4 hs estarás en Copenhagen.

Bus Aarhus – Copenhagen

Yo elegí la opción de ir en bus desde la estación de autobuses de Aarhus. De ahí fuimos hasta el puerto, donde fuimos trasladados con el ferry hasta Copenhague. Habrá durado 3 horas todo el recorrido. Bajé en la estación central de Copenhague y empecé a caminar…en pocos minutos ya estaba en Christiania, no lo podía creer!!!

La bandera del barrio son tres soles amarillos sobre un fondo rojo

En Christiania viven aproximadamente 900 personas, que en su época, se autodenominaron independientes del estado danés. Esta ciudad libre perteneció a un cuartel militar, pero en 1971 fue tomado por la comuna hippie de ese entonces y así sigue hasta el día de hoy. Con sus casas de madera, sus canales, y su zona verde que da mucha paz.

Es la entrada de Christiania

Tuve mucha tranquilidad en Christiania. Iba sola pero no tuve ningún problema. Hay carteles que ponen que está prohibido sacar fotos, son de guardar mucho su intimidad, tampoco circulan coches pero sí bicicletas. Nadie se mete con nadie pero dicen que por el tema de venta de drogas suele haber redadas y enfrentamientos entre las bandas. Hay una calle llamada calle de las drogas, Pusher Street. Ahí podrás ver diferentes “chiringuitos” con cajas llenas de porros armados, metidos en estuches individuales, también tienen cajas de cogollos de marihuana, hachís, pipas y lo que me llamó la atención es que al que vende no le ves la cara, es como que se le ve de la cintura para abajo…Es bastante llamativo. Venden la hierba como golosinas… Más adelante están las zonas o bares donde se juntan los grupos a fumar. En ese sentido más que zona hippie me parecía realmente un poblado. No me gustó mucho así que no quería desilusionarme y seguí mi camino por otra parte del barrio.

He visto caravanas, casas sobre árboles, casas ecológicas, con diseños llamativos, parques enormes, lagos con cisnes, eso sí me dejó encantada. Mucha paz en el medio del centro de una ciudad. Christiania es la segunda atracción turística de Copenhague.

También hay puestos de feria donde puedes comprar tus recuerdos, los típicos imanes, llaveros, mecheros, pipas, grinders y ropa.

Antes se salir del barrio vas a encontrarte con un cartel que pone, usted está entrando en la unión europea.

Ese día terminé muy cansada y no me dio tiempo de visitar Copenhague. Decidí hacer el camino de vuelta hasta Aarhus.

Otro lugar para visitar en Aahrus es el Jardín Botánico. Ahí verás gran cantidad de vida verde, donde experimentarás historias sobre la naturaleza y su influencia en la vida diaria. Este fue un paseo muy interesante que me dio la oportunidad de conocer especies autóctonas del país.

También estuve en la reserva de fauna salvaje, Marselisborg Dyrehave, ideal para disfrutar de la naturaleza y de los ciervos. Es un parque muy cuidado que está lleno de estos pequeños animalitos.

Otro paseo que no os podéis perder es el del Bosque Nacional, Kirkeskoven, lleno de robles y hayas. Aquí puedes pasear caminando, en caballo, en bicicleta, puedes ver lagos, hacer picnic, pero hagas lo que hagas siempre estás rodeado de la naturaleza. Pude llegar hasta la playa danesa. Mucho frío pero una felicidad increíble.


Dinamarca vale la pena. He recorrido bastante en el poco tiempo que estuve pero aproveché todo lo que pude. Recomendado venir a Aarhus y conocer este bello país.

Lagos y Praia da Rocha

Otro viaje de imprevisto para inaugurar el año.

Salimos rumbo a Portugal, con ganas de disfrutar un par de días del buen clima que nos acompañaba.

Esta vez hicimos reserva en Vila rosa, un hotel que abre todo el año en esta ciudad tan turística. Estábamos nuevamente en Praia da Rocha. Queríamos visitar las playas que nos quedaron en el tintero debido al mal clima la última vez.

Pasamos la noche en el hotel, queríamos dormir pronto para disfrutar el día desde temprano.

Luego de un buen desayuno, partimos hacia el paseo marítimo. Ahí pudimos ver la arena rojiza y el sol invadiendo cada centímetro de la playa. Esta vez pudimos caminar, descansar y poder sentir la majestuosidad que revelaba ese paisaje. Aunque estábamos en invierno, el sol calentaba y un cielo sin nubes para recordar.

Queríamos aprovechar y continuar la travesía, esta vez sería Lagos.

Eran veinte minutos los que nos separaban de Praia da Rocha.

Llegamos a la ciudad, caminamos por el centro, como siempre con sus adoquines y azulejos en cada calle. Hay gran cantidad de sitios para comer a pesar de ser invierno.

Ribeira da Bensafrim – Réplica de Carabela Boa Esperança

Después de comer nos decidimos por ir a Praia Dona Ana. Creo que nos quedamos sin palabras, porque la belleza paisajística iba en aumento. Es una de las más pintorescas del Algarve. Esta cala te ofrece en verano el servicio de tumbonas y de socorristas, aunque es muy segura, ya que está muy reparada y no suele haber viento. Se encuentra a 2,5 km de Lagos. Ideal para bucear.

En pocos metros estaba Praia do Camilo. Otro lugar para recordar. Es una pequeña cala protegida por acantilados y con acceso por una escalera empinada con 200 escalones. Al igual que Dona Ana, las aguas son cristalinas y muy limpias.

A un kilómetro pudimos visitar el Farol da ponta da Piedade, que funciona desde 1913. Hay un largo camino por el que puedes ver los acantilados y el mar diseñando el mejor de los paisajes. Es una de las maneras que hay para conocer la vista espectacular desde arriba.

Puedes ir por el camino pero también puedes excursionar por tu cuenta, siempre y cuando tengas un cuidado extremo, ya que hay muchos desniveles.

Y volviendo del camino nos quedaba por terminar bajando a las Grutas. Un lugar que es de visita obligada. Son formaciones rocosas de muchos metros, de color ocre, cuevas, arcos formando lagos, por los que puedes ir en pequeñas embarcaciones, ya sea por tu cuenta o alquilando. Para llegar al embarcadero, debes bajar 195 escalones, que no suponen problema alguno, ya que cada que vas bajando descubres más y más. Quizá no sea lo mismo al subirlos, pero es algo que vale la pena, te llena de energía y te sientes en otro mundo cuando estás ahí, viendo los monumentos más naturales que puedas ver, construidos por el paso del tiempo y con la imaginación del viento y del agua.

Si alquilas una barquita, puedes ver las grutas desde otra perspectiva, es una experiencia que debes vivir en el sur de Portugal.

Pudimos ver el atardecer en Praia da Rocha

También pudimos verlo en Praia dos três hermãos. Esta playa es larga y se encuentra en el municipio pesquero de Alvor. Muy cerca de Praia da Rocha.

Por la noche cenamos en Portimão, una buena opción si te gusta disfrutar de la buena gastronomía a buen precio. Elejimos Dona Barca, muy recomendable. Buen lugar y atención estupenda.

Hemos pasado un día increíble, memorable, hemos disfrutado un montón. Y aún nos queda descubrir este hermoso país, que lo tenemos al lado. Es lindo viajar y conocer pero muchas veces nos olvidamos de la belleza que tenemos tan cerca.

Lisboa

Ya estábamos en Lisboa, ciudad bella con sus calles empedradas.

Habíamos salido desde Portimão por la carretera E1, un poco particular, ya que está llena de peajes, eran unos 282 km que en 3 horas se hacen tranquilamente. Para entrar lo hicimos por el puente colgante 25 de abril, atraviesa el Río Tajo y es uno de los símbolos de la ciudad de Lisboa y se extiende 2 km. Posee un enrejado a lo largo del recorrido, por lo que es recomendable mantener una velocidad moderada ya que la estabilidad del coche se pierde al circular por las rejillas a más de 70 km/H.

Nos había tocado el día con lluvia, pero no íbamos a dejar de disfrutarlo. Primeramente fuimos al hotel, dejamos todo el equipaje y optamos por dejar el coche y recorrer la ciudad en metro.

Nuestra primer visita la hicimos en la Praça do Comercio, el centro neurálgico de la ciudad.

En la plaza pueden verse la estatua de José I de Portugal y el Arco triunfal de Rua Augusta. Esta plaza fue el escenario de la revolución pacífica de los claveles. Actualmente los edificios de esta plaza son utilizados por los ministerios.

Aquí también puede verse Cais das colunas (muelle de las columnas) que forman parte de la construcción de la plaza de comercio, formando con ellas como un abrazo de bienvenida a todo aquel que llegaba al puerto de la ciudad, siendo uno de los más importantes del mundo. En verano es un buen lugar para disfrutar del sol sentándose en sus escalones dejándose rosar los pies con el agua del Tajo y también divisar el puente 25 de Abril desde su pequeño mirador. Antiguamente atracaban galeones y distintas embarcaciones para desembarcar especias, madera, y frutas, que luego se vendían en la plaza.

Luego nos fuimos a recorrer el centro, que está ni bien sales por el Arco Triunfal. Vas a encontrar infinidad de tiendas y restaurantes, realmente vas a disfrutar si tu plan es ir de compras. Hay un centro comercial muy reconocido, Armazens do Chiado, también hay moda pero gran servicio gastronómico.

Por cada calle vas a ver tiendas típicas de Portugal como las que venden las famosas sardinas. Aquí vas a encontrar sardinas sin aburrirte.

Una zona que debes visitar es Afamal, el barrio más auténtico y antiguamente de pescadores. Aquí te perderás entre sus laberínticas y estrechas callejuelas con bares y restaurantes para disfrutar de las noches lisboetas.

Es muy común ver fachadas de edificios, capillas estaciones de metro, palacios, galerías o Iglesias forradas de los típicos azulejos portugueses. Me he hecho fan de este tipo de azulejo.

El arte del azulejo, se mantiene vivo en cada rincón del país, renovándose día a día por los antecesores. En el Museo Nacional del Azulejo se puede encontrar una gran información sobre su historia. Aquí dejo el link : Museo del azulejo

Barrio Alfama
Estación Alavade en Lisboa

Pues ha sido una escapada de fin de semana perfecta para desconectar. Recomiendo Lisboa al 100 por 100.

Faro y Portimão

Llegaba el viernes, ya pasado el medio día y de imprevisto surgió este viaje…


Estábamos en Sevilla en el mes de noviembre, y hasta Faro, ubicado en el sur de Portugal sólo hay dos horas. Nos queda muy cerca visitar este país y vale la pena.

Salimos a las 16 y a las 18 ya estábamos viendo el precioso atardecer en la ruta.

Llegamos a Faro de noche, pero fue muy lindo dar un paseo por la zona. Es una ciudad marinera, muy tranquila, no está abarrotada de turistas y tiene mucho encanto. Estuvimos por el paseo marítimo, donde hay gran cantidad de bares y de sitios para comer.

El centro es muy pintoresco. Ahí ya empecé a hacerme amiga del empedrado portugués, de forma irregular, con su adoquinado blanco y negro y a veces marrón y rojo, por cada acera, zonas peatonales, parques, plazas, formando patrones decorativos. Yo lo veo complicado para ir de tacones, pero hay muchas mujeres que se atreven a llevar sus taco aguja. Este empedrado fue utilizado por primera vez en 1842 y fue realizado por reclusos.

El Puerto de Faro

Dimos una vuelta por el Jardín Manuel Bivar, donde puedes encontrarte con el Arco de Vila, un portal medieval construido en el siglo XIX. Es un claro ejemplo de la arquitectura árabe en Portugal. También se encuentra el Palacio de Bivar que destaca la arquitectura neoclasica del Algarve.

Arco da Vila

Parque Jardim Manuel Bivar

Lugares de interés para visitar:

Murallas y torres de Faro, declaradas como interés público.

Iglesia del Carmen y La Capilla de los Huesos, ésta fue construida de manera muy artística, con huesos de monjes que fallecieron en un terremoto.

Jardim de Alameda San Joao de Deus, uno de los sitios con más espacio verde en Faro, con pista para deportes y juegos para niños, gran vegetación y animales en su entorno.

Forum Algarve, centro comercial muy grande con la mejor opción en tiendas de moda.

Sa Catedral de Faro, con opción de visitar el osario, el campanario, el museo y la capilla exterior por 3€ la entrada.

Museo arqueológico, ubicado en el viejo barrio judío.

Playa de Illa Deserta y Parque Natural de la Ría Formosa, uno de los espacios más salvaje y natural de Europa. Tiene 7km y es totalmente virgen.

Por la rúa da San Antonio también hay una zona nocturna con varias tiendas, discotecas y bares de copa, pero nuestro camino iba a seguir hasta Portimão, así que cenamos y cogimos carretera. Tan sólo son 70 kilómetros y lo hicimos en una hora aproximadamente.

No disponíamos de alojamiento esa noche, y pensamos seguir nuestra ruta hasta Portimão. Como siempre Booking nos arregla todo en menos de un minuto. Conseguimos una oferta bastante interesante en un apart hotel impresionante, Flor da Rocha. Recomendable al cien por cien.

Portimão es la segunda ciudad más poblada del Algarve. Está habitada por familias trabajadoras portuguesas, y puedes recorrerla en poco tiempo para encontrar el aire y cultura de Portugal. Es un destino de vacaciones muy tranquilo y vas a encontrar una atmósfera más relajada todo el año. Aquí puedes encontrar mejores precios en la gastronomía tradicional, ya que no es una ciudad dedicada al turismo como Praia da Rocha, ubicada a 3 km.

Praia da Rocha es una de las más populares y una de las más turística en verano. Destaca el turismo irlandés, que vienen a disfrutar tanto de las bellas playas de arenado rojizo, como del ocio nocturno, que no deja aburrido a nadie con la opción de discotecas y bares que posee. No sólo abren en verano, y puedes pasar la noche viendo música en vivo, bailando o tomando algo en muy buenos ambientes. Hay amplia oferta en alojamientos y actividades deportivas y culturales. Cuenta con excelentes servicios de transporte público, a precios económicos, que te hacen muy fácil la llegada a cualquier zona del Algarve. Se puede consultar más información sobre los destinos en Trenes express, Compañía regional de autobuses del Algarve o Servicio interurbanos

Portimão es digna de visitar en verano y aprovechar de sus playas.

Praia da Rocha

Pues tras nuestra corta visita, dejamos el hotel para emprender nuestra ruta a Lisboa.

Lanzarote, la isla de los volcanes

Qué puedo decir de esta isla…? Es un lugar increíble. Pertenece al archipiélago canario en la provincia de Gran Canaria en el océano Atlántico.

Ferry Islas Canarias

Estaba en Fuerteventura, preparada ya en Corralejo que es el norte de la isla para tomar el Ferry. En 25 minutos iba a estar en Playa Blanca. Son sólo 20 km. Lista para otra aventura en Las Islas Canarias. Ahora tocaba Lanzarote.

El viaje fue corto y muy ameno.Al llegar, en los primeros cinco minutos ya estaba asombrada con el paisaje que estaba viendo. Kilómetros y kilómetros de lava! Nunca había visto eso en carretera…

Pues estaba bastante ansiosa y mi primer lugar antes de llegar al hotel, iba a ser el Parque Nacional de Timanfaya, también llamado Montañas de fuego, ubicado en los municipios de Yaiza y Tinajo. Visita obligada en esta isla. Puedes visitar la ruta de los volcanes, con el alquiler de guaguas especiales que realizan un recorrido de media hora aproximadamente.

También aproveché la oportunidad de ir a lomo de camellos, recorriendo los volcanes, con un aire seco, viviendo una experiencia única.

Solamente hay un restaurante, llamado El Diablo, de edificación circular y acristalada en donde tienes un mirador exclusivo del espectacular paisaje de lava. Aunque tiene una carta un poco estrecha, siempre está lleno de gente. Menuda fue mi sorpresa en el Islote de Hilario, donde existe un show de geiseres, llamadas anomalías geotérmicas, observando cómo el agua fluye en ebullición cuando el señor encargado hecha un cubo o cómo cualquier rama seca que tires a poca profundidad arde en breves segundos.

También hay una construcción a modo de horno, donde se aprovecha la temperatura que emana el interior de la tierra para cocinar los platos más típicos.

Es un lugar donde debes respetar las normas de seguridad. Recomendable llevar buen calzado y agua y por supuesto protección solar. Ahí no hay cobertura de Internet por lo que no hay posibilidad de pagar con tarjeta.


Realmente me he sentido en otro planeta. Las vistas son únicas. Pasé varias horas en la excursión y ya estaba con ganas de ir al hotel en Puerto del Carmen.


Después de mi descanso nocturno, preparada ya para ir al pueblito marinero Playa Quemada. Pequeño y tranquilo con playas de arena y rocas negras, solitarias, con pocos turistas, ideal para el relax.

A pocos pasos del pueblito se encuentra la majestuosa Playa Arena. El silencio penetrante se rompe con el rugido del mar, y la paz te inunda los sentidos.
Hayyyyy que playitaaa…con una soledad conmovedora…rocas enormes de lava que envuelven el mar…impresionante, deseas que ese momento se quede detenido para siempre.

Imposible perderse esta parte del universo. Puedes degustar de una buena comida al lado del mar con una tranquilidad increíble y una atención especial de la gente que se implica en hacerte sentir parte de la isla, verdaderamente te sientes en la gloria. El clima es bueno todo el año y los atardeceres inigualables.

Había pasado otro día maravillada con Lanzarote…y aún me quedaba camino…


Al día siguiente decidí ir al norte de la isla y pasar por el municipio de Haría. Quería realizar la excursión de Jameos del agua.

El lago de los cangrejos

Es un espacio en el interior de una cueva volcánica, uniendo lo natural con el arte. Sus jameos se han formado por una continuidad de ríos de lava del monte Corona, tiene alrededor de 3000 años. Puedes encontrar un restaurante con buena oferta gastronómica, en el cual puedes ver el lago de los cangrejos ciegos que son una especie autóctona y protegida de la isla.

También hay una tienda de souvenir. Algunos días de la semana puedes contar con conciertos de música clásica en el único auditorio del mundo en una gruta volcánica con capacidad para 500 personas.

Encontrarás una laguna artificial, que es sólo representativa, rodeada de vegetación y piedras volcánicas.

También una sala donde puedes permitirte ver la actividad volcánica de la isla y el movimiento tectónico real de la tierra.

Es una bonita excursión, el precio de la entrada no pasa los 10€. Abre cada día y vas a llevarte un buen recuerdo.

La cueva del lago de los cangrejos


Más tarde pasé por Montaña Roja…ubicada en el municipio de Yaiza, es un volcán de casi 200 metros. Su color rojizo se debe a que al pasar de los años se produjo un proceso oxidativo en las rocas. He podido subir hasta el cráter, más o menos en media hora, hay que hacerlo con cuidado porque hay muchos desniveles y por supuesto rocas de lava en el recorrido. Puede verse desde lo alto, la isla de Lobos, Fuerteventura y claro, Playa Blanca.


Otro lugar que pude ver esa tarde fue el El Charco de los Clicos o Charco Verde.

Ubicado en el pueblo pesquero El Golfo. La mejor zona para entender y visualizar la devastación que hubo en el siglo XVIII. A este famoso lago se le conoce como un fenómeno natural formado por agua de mar filtrada en el cráter del volcán mezclada con azufre y un alga que produce clorofila. Los colores vistos desde lo alto forman un paisaje único y espectacular. El azul del mar, la arena negra, el charco verde y la montaña de acceso a la playa que es rojiza. Contrastes que se parecen a un cuadro. Realmente parece otro planeta.

Ya al atardecer, estuve por El Mirador del Río, ubicado en el risco de Famara. Poco pude ver ya que estaba oscureciendo, pero pude observar la silueta de La Graciosa.

Atardecer en Lanzarote

La Graciosa a la vista

Y se estaba acabando mi paso por Lanzarote. Recorrí playas muy bonitas, sitios que quedarán grabados en mi mente. Cada isla tiene lo suyo, pero esta tiene una magia diferente. Te deja hechizado ni bien llegas.

Punta Mujeres

Preparándome ya para ir a la enigmática Isla Graciosa, encontré alojamiento en el embarcadero de Órzola, un pueblo pequeñito de donde salen los ferrys para la isla pequeña. Me había convertido en una aventurera canaria, con ganas de descubrir todos los secretos de las islas.

Bélgica

El vuelo fue tranquilo. Aunque en realidad lo disfruté recuperando mis horas de sueño perdidas en Madrid. Ya estaba pisando suelo belga. Del aeropuerto de Bruselas tomé un shuttle hasta el centro. Creo que el precio es de 5€. En la terminal nadie tenía ganas de ayudarme, nadie me hablaba en inglés y menos en español. Creo que estuve una hora perdiendo tiempo, encima ya era de noche. Me había dado un poco de intranquilidad porque no tenía idea dónde tenía que ir. No me había fijado bien la dirección del hostel y mi teléfono ya no tenía batería…decidí ir a la comisaría, de uno u otro modo me dirían qué hacer.

Al fín estaba comunicándome con alguien! Un policía muy amable me explicó dónde estaba mi hostel, pero me recomendó no ir, ya que la zona no era muy buena para que fuese sola…madre mía! Todo parecía gracioso pero ya estaba cansada. El policía me sugirió ir a uno de los hoteles enfrente de la estación de buses. Pues les hice caso. Había dos, uno más caro que el otro, cien euros la noche para ser más precisa. No me quedaba alternativa. Tenía un poco de miedo ya que en cada esquina había grupos de gente con actitud un poco rara y no quería que me pasara nada…a pagar cien euros…

La habitación era de tres estrellas la verdad, el hotel ponía cuatro pero no pasaba de ser hotel normal. La cama era gigante. Aproveché descansar para poder disfrutar al día siguiente. Me había quedado ya claro que la noche anterior al viaje debía dormir bien y también saber bien en qué parte de la ciudad se alquila el alojamiento…así empecé mis vacaciones, durmiendo en un colchón king size 😁

A la mañana siguiente ya empezaba mi recorrido. Por supuesto quería ver el famoso Manneken Pis. Ya estaba en el centro histórico de Bruselas. Menudo chasco, al ver que la estatua de bronce media 70cm. Fue muy gracioso ya que en todos los souvenirs había estatuas enormes del niño, y en las chocolaterías también había estatuas enormes de chocolate del Manneken Pis.

Por supuesto no podía irme sin pasar por Les Galeries Royales Saint Hubert. Fue el primer centro comercial del mundo hace cien años, es de alto standing, con muchas tiendas de ropa y claro, de chocolates, haciendo honor a su fama, tan bonitos y caros que sólo dan ganas de verlos. Digamos que hay que ir consciente de lo que vas a gastar porque es un sitio realmente caro.

Luego estuve admirando la Grand Place, es el corazón histórico de Bruselas, una de las plazas más notables de Europa, rodeada de edificios increíbles como el del Ayuntamiento, de estilo gótico medieval, tiene una incomparable belleza en sus torres, es uno de los edificios cívicos más bellos y antiguos. Parece de cuento, como muchos de los edificios del país. También he pasado por el Palacio Real de Bruselas, otro de los edificios más populares. Son lugares  que son obligados de visitar.

Me encantó la ciudad, edificios enormes, arquitectura increíble, ciudad limpia, pero mi plan era ir a Brujas, ya tenía mi hotel reservado, así que di un par de vueltas y fuí en busca de la Estación Central de Bruselas en busca del tren. De camino pasé por la Iglesia más importante de Bruselas y es otra visita obligada, la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, edificio de construcción gótica que merece ser visto.

Una hora de viaje y ya estaba en Brujas. Hacía mucho frío, y siendo las 17 hs ya era de noche, los comercios empezaron a cerrar de a poco y el manto de niebla iba cayendo…tuve que comprarme un gorro de lana urgente y un par de guantes. Mi cuerpo se estaba acostumbrado…tenía hambre, y elegí el mejor lugar para cenar. Tenía que acostarme pronto ya que en esta época conviene más aprovechar desde la mañana temprano. Por supuesto antes de que cerrase toda la zona comercial, estuve seleccionando chocolates que me dejaron loca…volví a mi hotel y mi cuerpo ya necesitaba dormir.

Increíble Brujas, lo recomiendo al cien por cien. Me sentía como en un cuento, todo es bonito, las calles, los edificios, la gente, el olor a wafless y a chocolate… Es un lugar para repetir, pero preferiría en otra época. Pasé todo el día recorriendo y sacando fotos. Me quedé enamorada de Brujas.

A la mañana siguiente mi recorrido por Bélgica seguía, esta vez iba a ver a mi amiga Virgi, en Liege. Fue un encuentro muy lindo, hacía mucho que no nos veíamos. Después de un par de cervezas y charlas, decidimos viajar a Amsterdam al día siguiente…otro país nos esperaba…iban sumando!

Viajar con nuestra mascota

Todos siempre nos preguntamos, ¿se puede viajar con nuestra mascota? Antes ni me lo pensaba, pero desde que mi gatita llegó a mi vida, tuve que averiguar. Digamos que viviendo en España y volando en territorio nacional no te ponen tantas trabas. Ahora, si vas a viajar saliendo del país, si puedes evitar ir con tu mascota mejor.

Nosotras viajamos a Sevilla desde Mallorca. Hemos pasado por el mostrador del aeropuerto sin problemas, presentando los papeles de Cata….el pasaporte y la cartilla de sanidad con todas sus vacunas. Luego pasamos por la aduana, donde la saqué de su transportín, y ahí fue donde se puso nerviosa. Mi gatita no suele ver tanta gente, y eso fue lo que la alteró. Pero nada, no es recomendable darle pastillas a un gato. Ella al pesar menos de 8 kilos iba a ir en cabina conmigo.

Esperando en el aeropuerto

Y fue una campeona, se portó de diez, no podía sacarla del transportín, pero ella iba durmiendo tranquilamente. El vuelo duró una hora, no tuvo que pasar tanto trauma. Decidí irme con ella porque iba a quedarme un par de meses en Sevilla y sola en mi casa no la iba a dejar.

Así que si tenes que hacer un vuelo corto, no tengáis miedo que los animales que van en cabina son súper valientes. Ya si tuviese que meterlo en bodega ni lo pienso, no me gustaría en absoluto, ya que el animal no va muy bien ahí. En estos casos preferiría viajar en barco o en tren.

Antes que nada hay que averiguar en cada compañía las condiciones para volar con animales, ya que a veces en algunas no son las mismas que en otras.

Que tengan buen viaje!

Vueling – viajar con mascotas

animales_es”>Air Europa, mascotas

Malta, una isla que nos dejó encantados

A esta isla decidimos ir porque seleccionando países, la vimos pequeña en el mapa, y nos llamó la atención. Poquito a pocopoco ibamos a ir dejando nuestra huella. Está muy cerca de Italia, y aprovechamos así para conocerla.

Salimos temprano de Roma rumbo a Malta. Queríamos ver mar, recorrer una isla nueva.

La veíamos desde el avión y ya nos parecía diferente, se veían muchas rocas, murallas, interesante por descubrir. La mayoría de la costa maltesa está rodeada por acantilados. Pero también hay bonitas playas de arena.

Llegamos al aeropuerto, y ya veíamos las primeras palabras del idioma de ellos. Fuimos en busca de un bus para ir a nuestro destino, está vez sería Buggiba, en el norte de la isla. El hotel era un apartamento, el precio increíble, reservamos por Booking en Huli Hotel. El servicio y calidad y precio excelentes. Llegamos a la noche así que buscamos un supermercado y fuimos a cocinar a nuestro departamento en Malta. Estábamos muy felices. Luego caminamos por el paseo marítimo en Buggiba, pasando por Buggiba Bay, una típica playa de la zona y del centro, provisto de tiendas y restaurantes, muy bonito paseo.

Quizás si no estás acostumbrado, la primera vez que conduzcas puede resultarte complicado, ya que es como en Londres.

A la mañana siguiente fuimos en busca de playa, ya era hora de pasar un poco de calor, ya que por la fecha el tiempo en esa zona nos acompañaba. Fuimos en busca de Golden bay, una de las mejores playas de arena de Malta.

Golden Bay

El transporte público deja bastante que desear, hay que esperar demasiado. Desde Buggiba a Golden Bay hay 8 km, pero en bus tardamos una hora…

La playa es hermosa, arena dorada, extensa, provista de un chiringuito. Si te gusta caminar como a nosotros, puedes conocer Ghajn Tuffieha Bay, otra playa que vale la pena ir y ver un paisaje diferente. El día empezó a nublarse y entonces decidimos caminar.

Ghajn Tuffieha Bay

Pasamos por la playa Ghajn Tuffieha y seguimos hasta Ta Lippija Tower, una excursión que nos dejó alucinados, el paisaje es maravilloso. También podíamos bajar hasta la playa II Gnejna pero el horario ya no nos dejó opción. Sólo íbamos a disfrutar de Malta dos días y a la mañana siguiente iríamos a La Valetta.

De vuelta a Buggiba volvimos con mucha hambre, y cenamos en una parrilla a muy buen precio. Es muy similar a Baleares, ya en octubre queda poca gente, y puedes disfrutar más.

Después de un suculento desayuno y un viaje larguísimo, llegamos a La Valetta, ciudad barroca y muy representativa. En sus calles encontrarás obras de arte, fuertes, estatuas religiosas, escudos en las esquinas de los edificios. Hay gran opción de bares y lugares para comer, también museos si te interesa la historia. Está rodeada de murallas gigantes de piedra. Fuimos una vuelta por el centro pasando por un mercadillo y llegamos al Fort Sant Elmo, actualmente Academia de policías pero puedes visitar su interior dependiendo la fecha. Es una espectacular fortificación que sobrevivió al asedio de los turcos. También vale la pena verlo desde fuera, ya que es un símbolo icónico Malta.

Luego pasamos por la Catedral/Museo St Jonhs, con una arquitectura barroca que merece ser vista. Los suelos son de mármol y también puedes ver la colección de cuadros de Caravaggio, un museo imperdible. La visita no va a tardar como en los del Vaticano pero vale la pena.

Peatonal en La Valeta

A 15km está el pueblo pesquero de Malta tan reconocido por sus barquitas azules con ribetes rojos y amarillos, Marsaxlokk, un puerto donde puedes disfrutar de la comida característica maltesa. Un sitio precioso.

Catedral/Museo St. Johns

Iglesia de St. Paul, San Pablo naufragó y fue venerado el primer obispo de la isla

Y ya nos habíamos quedado sin tiempo. Teníamos que regresar al departamento. Os recomendamos ir al menos 5 días. Se pierde bastante tiempo en las carreteras, suelen ser de un sólo sentido y están colapsadas… Nosotros tendremos que volver, para poder visitar Gozo y Comino, en la época de verano, y así poder disfrutar del buceo en sus aguas. Nos quedamos con muchas ganas de recorrerla más, pero nos estaba esperando Sicilia, otra vez a Italia, saltando por el mapa con muchas ganas de visitar el lugar donde vivieron mis antepasados…Catania allá vamos!

Sevilla

Sevilla es otro lugar de España al que tienes que ir. En dos o tres días puedes disfrutar de una ciudad maravillosa.

El 31 de diciembre antes de las uvas

Fuí por primera vez en diciembre, época navideña, la ciudad estaba iluminada, llena de mercados, mucha gente. Tiene mucha historia y calles que vale la pena descubrir.

Lugares que no te puedes perder:

  • La Catedral Metropolitana de Santa María de la Sede. Es el templo gótico con más superficie del mundo.

Puedes ver el Patio de los Naranjos anexo a ella. En él antiguamente se celebraban ferias, predicaciones o también servía de cementerio. También ocupa lugar en una galería, la Iglesia de Sagrario, que está ricamente decorada.

  • La famosa Giralda, es la torre y el campanario de la catedral, que destaca por sus 104 metros y puede verse desde toda la ciudad.

Para evitar colas, es mejor imprimir las entradas al mismo precio que en la taquilla. También se puede conocer desde lo alto y visitar las azoteas de la Catedral, el precio de la entrada varía pero vale la pena. Para más info puedes ver este Link

Aquí donde se encuentra la Catedral, puedes ver la Avenida de la Constitución, por la que hay infinidad de comercios y las vías del tranvía que te acercan al centro.

Otra de las calles repleta de tiendas
Calle Sierpes, otra de las calles repleta de tiendas

  • Plaza España

Es un conjunto arquitectónico espectacular. Cada visita que hago tengo que pasar por aquí. Puedes alquilar un coche de caballos para recorrerla, pasar por su majestuosa fuente, ver los bancos de azulejos que representan las provincias de España, puedes alquilar un bote dando un paseo por su lago semicircular admirando esta asombrosa obra de arte. Tiene un horario de 8 a 22 con entrada gratuita. Fue construida en 1929 con motivo de la exposición Iberoamericana. Su forma de media elipse significa el abrazo de España a todos los países de Sudamérica y el hecho que mire al río Guadalquivir, significa que este era el camino hacia las Indias en el período del Descubrimiento. También aquí se han rodado varias películas. Es digna de visitar.

Al lado puedes encontrar el

  • Parque de Doña Luisa

Otro sitio que no puede faltar en tu visita a Sevilla. Ahí puedes ver el estanque de los patos, el monte Gurugú, la fuente de los leones y y el estanque de los Lotos. Es el pulmón de la ciudad, con gran variedad de vegetación, es uno de los parques más conocidos. Ideal para alquilar una bicicleta y pasear recorriendolo todo. Vas a encontrar jardines, monumentos, fuentes, gran cantidad de árboles y también especies avícolas como los bellos cisnes y pavos reales.

  • Barrio Santa Cruz

Terminando el camino de la Avenida de la Constitución, es indispensable recorrer esta zona tanto de día como de noche y poder ir de tapeo por sus callejuelas de piedras. Hay todo tipo de restaurantes y bares típicos de la zona. También se encuentran Los baños árabes donde puedes ir a relajarte si necesitas descanso después de caminar tanto.

  • Puente de Triana

Se lo conoce con este nombre, pero en realidad es Puende de Isabel II. une el centro con el barrio de Triana atravesando el Guadalquivir. Es uno de los más antiguos y ahí puedes sacar bonitas fotos.

  • La Torre del Oro

Junto con la torre de la Plata formaban una muralla y la defensa del Alcázar

  • La Alameda

Conocido como el barrio bohemio, hippie, es otro de los lugares indispensables en tu visita. Aquí hay muchos sitios de ocio, bares, restaurantes, discotecas, cines, tiendas, ferias. No vas a aburrirte en la Alameda.

  • Las Setas

Es la construcción de madera más grande del mundo. Su misión era renovar la Plaza de La Encarnación. Dispone de un museo, un centro de información, un ascensor que te lleva a la azotea donde puedes ver la ciudad a gran altura. También hay zona de mercado, feria y bares. Desde aquí puedes seguir caminando para el lado se la Alameda o para el lado de la Catedral, es una zona muy concurrida.

Qué más puedo decir de Sevilla, que aquí no te aburres, siempre tienes algo para conocer, hay cada medio metro un bar de tapeo, la gente es amable y te hace sentir como en tu casa. Y hay muchos más lugares para no perderse. Pero el día no me alcanza para contarlo.

Plaza San Salvador, otro sitio donde se junta mucha gente a disfrutar

Acuérdate que si quieres descuento en tu alojamiento, sigue alguno de mis link y vas a poder tenerlo:

Booking

Airbnb

Vivir mis sueños, mostrando al mundo la belleza de planeta en el cual vivimos